La casa del 3º cerdito

fotomontajenecesidadesintructions manualprogramadespiecedespiece 2presupuestomodulos3dplantacorte1_laminaurban layoutConcurso “Vivienda en Luanda” – Trienal de Arquitectura de Lisboa, 2010

Proyecto: Ramiro Gallardo, Sebastián Marsiglia, Gustavo Nielsen, Max Zolkwer.
Colaboradores: Pepe Mardones, Rubén Salvador Torres, Yazi Juarbe, Renata Sinkewitc, Rita Machado y María Cecilia Alvarez Raso.

La casa del tercer cerdito

“El lobo sopló y sopló, pero no pudo derribar la tercera casa, porque estaba construida en ladrillo y concreto…”

La casa del primer cerdito se parece a los prototipos de vivienda económica que hacen los Estados para los pobres: deben terminarlas rápido para cumplir con planes políticos urgentes, y el resultado es la fragilidad. Los materiales, de mala calidad, se resquebrajarán al primer soplido del lobo. El primer cerdito huirá entonces hacia la casa de su hermano del medio.

La casa del segundo cerdito se parece en los espacios pequeños y asfixiantes a otros ejemplos de vivienda económica de los Estados, donde allí no podrán refugiarse dos hermanos juntos porque no caben. Al lobo le costará un poco más derribarla, pero finalmente también la tira, porque tampoco estaba pensada para durar.

Los ejemplos de vivienda económica de los planes sociales suelen tener  siempre espacios mínimos, no contemplar el modo tradicional de vida de los habitantes y estar construidas con los peores materiales del mercado.

La casa del tercer cerdito es la única pensada para durar. Está fabricada en materiales sólidos y contempla espacios para albergar a todos los hermanos. Tolera el clima del lugar, conoce el modo de vida de los habitantes, se adecua a su situación económica y acompaña sus costumbres. En Europa, Bolivia, o Bangkok. Los beneficia, los guarece del lobo y no se deja caer por el soplido de la política.

A estos principios los llamamos la casa del tercer cerdito.
NUESTRO COMITENTE ES EL TERCER CERDITO

1. La casa del tercer cerdito debe durar. Tiene que hacerlo. Debe ser sólida, cumplir con el presupuesto y tener una tecnología que garantice permanencia.

2. Para aprovechar el clima cálido de Angola proponemos utilizar sistemas constructivos de vanos sin vidrios, tomando como ejemplo numerosos modelos de vivienda de Brasil, el Caribe y África. La casa del tercer cerdito garantiza buena ventilación con mínimos costos.

3. Teniendo en cuenta el régimen de lluvias y la escasez de agua potable proyectamos un techo colector pluvial. El agua es acumulada en un tanque, reduciendo el costo de la compra diaria. La mayoría de los meses se podría juntar hasta 2000 litros, que es el consumo promedio de una familia en Luanda. La casa del tercer cerdito debe contribuir a afianzar la economía de sus habitantes.

4. Los espacios sociales planeados para contemplar la numerosidad de las familias son grandes, abiertos, despejados. Hay un patio techado central al que dan los volúmenes de ladrillo de los cuartos, y un jardín posterior al que dan los servicios.
En el patio se desarrollan las fiestas, reuniones y comidas del núcleo familiar. El techo colector de aguas le da sombra y cobijo. En el jardín están las actividades de trabajo y aseo: huerta, gallinero, lavadero, cocina y baño con pozo séptico.
La relación entre todas las partes es de aproximación, fomentando un patio fluido que oficia de estar no tradicional, y un jardín establecido como el fondo.
La casa del tercer cerdito satisface las relaciones sociales entre los numerosos miembros de la familia y prevé el crecimiento.

5. Los volúmenes de habitaciones y servicios fueron diseñados como objetos individuales y separados, manteniendo cada uno su identidad formal. El patio surge siempre en el centro de la aproximación perimetral de esos objetos que pueden ser intercambiables, permitiendo plantas diferentes.
Cada casa cuenta, además, con un espacio de uso alternativo ubicado al frente. Puede servir como garaje, local, taller, habitación adicional u oficina.
La casa del tercer cerdito debe ser flexible.

6. Tanto los espacios de habitaciones y servicios como el patio se pueden cerrar. En el caso de los espacios privados con oscurecimiento total; en el caso del patio con esteras de madera que dejan pasar el aire y la luz.
La casa del tercer cerdito debe ser segura.

7. La tecnología a utilizar, de ladrillos y concreto, permite tener una variedad de terminaciones acotada al presupuesto y al gusto de cada usuario. Las paredes de bloques admiten revoques, revestimientos aplicados, pintura directa, murales, estanterías, altares o bibliotecas.
La casa del tercer cerdito tiene que ser personal.