Concurso Correo Oficial

nocturna
010203040506

Concurso para las instalaciones del Correo Argentino

Asesor estructural: Ing. Isaac Danón

Courtain Wall: Alejandra Nuñez Berthe

Proyecto: Max Zolkwer, Leo Ferretti, Ramiro Gallardo, Gustavo Nielsen con, Florencia Bernal, Carolina Moya, Bárbara Soberman, Denise Moralli, Julián Cheula, Cecilia Alvarez Raso y Leticia Balacek.

CORREO – MEMORIA DESCRIPTIVA

1 – SITUACIÓN URBANA
La situación urbana del sitio a concursar, por sus características, es una especie de borde o periferia de la zona central de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A pesar de eso el terreno se vincula estratégicamente con la Plaza San Martín, Retiro, Dársena Norte, Puerto Madero y con grandes moles de edificios públicos a lo largo de la avenida Comodoro Py.

Equipamientos del tamaño del Palacio de Justicia, el Edificio Libertad o el nuevo edificio de la Morgue Judicial le dan y darán al entorno un paisaje especial. El terreno del Correo es la proa de estas supermanzanas de equipamientos, el lugar de paso peatonal obligatorio de miles de peatones que van a sus trabajos y un importante nodo de tránsito vehicular.

La situación con respecto a los alrededores es desoladora para el peatón. Durante cuadras y más cuadras no se encuentra ningún techo para el cobijo, y las veredas se desarrollan al lado de largas filas de rejas imposibles de franquear.

Los edificios marcan su presencia a lo lejos, como hitos o moles flotantes. Pocas veces tienen escala peatonal, salvo por los ingresos o espacios de escaleras.

Pensamos que el edificio del Correo debía ser hito pero, al mismo tiempo, plaza. El concepto de plaza se desprende del concepto de proa urbana.

El desafío fue manejar las dos escalas: la metropolitana y la humana.

2 – EDIFICIO
El edificio del Correo Argentino está separado en dos por sus programas específicos. El programa de distribución, que debe ir en planta baja, está armado en un edificio zócalo de tipo horizontal. El programa de administración está diseñado en vertical. El edificio vertical parece apoyado sobre el otro en un equilibrio inestable, dado que tiene un voladizo de novecientos metros cuadrados que crea una plaza cubierta sobre la esquina.

Las dimensiones extensas de esta plaza cubierta responden al entorno urbano existente, dan amparo urbano al visitante y conforman la escala peatonal que no encontramos en las otras moles. La explanada sirve de acceso a las actividades del servicio postal, la aduana, administración y atención al público.

El edificio del Correo es esencialmente un hito urbano, por altura y complejidad. La torre vertical fue diseñada para recuperar la representación institucional, no con la presencia de nobleza histórica que tenía en el edificio de Maillard de 1928, hoy edificio del Bicentenario, sino con escala y estirpe tecnológica de última generación.

El zócalo contiene las funciones concernientes al ingreso y egreso de paquetes y encomiendas, desde que llegan en camiones hasta que los usuarios los retiran. El programa es aduana, servicio puerta a puerta y centro de distribución domiciliaria. Por lo que la manipulación completa de los paquetes se realiza a nivel Planta Baja. Sobre la terraza del zócalo se desarrollan los estacionamientos a descubierto, el jardín de infantes y el microcine, funciones que necesitan patios o accesos exteriores. Estos volúmenes están dispuestos lúdicamente en una segunda plaza conectada con la explanada de ingreso.

El edificio vertical es una placa que contiene básicamente las oficinas administrativas y un bar, además del auditorio y los lobbys de entrada a microcine y hall de ingreso. Sobre la terraza superior hay un restaurante para personal y otro para jefes.

La fachada del edificio vertical es una pantalla tecnológica que hace de parasol y de comunicación.

3 – PANTALLA
La fachada de la torre vertical está compuesta por dos pieles ubicadas a setenta centímetros una de otra. La más cercana al edificio es un courtain wall que utiliza vidrios de características diferenciadas según sea su orientación. La fachada noroeste lleva vidrio con tratamiento para los rayos solares, la fachada sureste lleva un vidrio transparente.

La segunda piel, la que corresponde a la pantalla propiamente dicha, es una membrana perforada de aleación de hierro, aluminio y zinc denominada Aluzinc. Las perforaciones son distintas según la orientación; las que dan al noroeste serán de 2,5 cmts de diámetro y las que dan al sureste, de 15 cmts. Es el modo de diferenciar las fachadas para resolver el ahorro energético manteniendo la forma pura de la placa edilicia.

La elección de un material perforado es la memoria del troquel que separa las estampillas, multiplicado al infinito.

El motivo representado mediante las perforaciones compone la marca de agua histórica del papel filatélico argentino: la filigrana “RA”.

Esta pantalla metálica está sostenida por una estructura secundaria de montantes y pasillos metálicos. Los pasillos sirven para limpieza de los vidrios y para solucionar inconvenientes técnicos.

La piel de metal protege el vidrio, le da amparo del sol y
del calor, actuando como una cámara de aire ventilada de corriente vertical. Pero además, y por sobre todas las cosas, lleva engarzado un sistema de iluminación por cordones de leds que permitirían utilizar la trama de filigranas para comunicar mensajes, ya sean los resultados en la época de elecciones, el estado del tiempo, eventos, publicidades, efemérides, etc.

El edificio del Correo Argentino pasa a ser un monolito de comunicación visual, coincidiendo con el objetivo básico de su propio servicio: comunicar.
A pesar de que la fachada tecnológica supone un incremento en el gasto inicial del edificio, los valores se amortizarán rápidamente debido al ahorro energético.

4 – ETAPAS CONSTRUCTIVAS
Al hacer el edificio de administración alto y concentrado conseguimos que ocupe un porcentual mínimo de planta. Eso nos permite construir el setenta por ciento del nuevo programa demoliendo solamente el veinticinco por ciento del viejo correo.

Todas las actividades administrativas quedarán en el nuevo edificio.

Una vez terminados los trabajos correspondientes a la torre se puede demoler lo que queda (el 75% del edificio viejo) para construir el zócalo en su totalidad. Esta demolición – construcción se desarrollará en dos etapas.

En la etapa siguiente se demuele un 30 % más de las existencias para hacer un depósito, el hall de entrada, el espacio de atención al público y la dársena de camiones.

En la etapa final se demuele el último 45 % para poder ejecutar los depósitos dos y tres.

5 – MEMORIA ESTRUCTURAL
La estructura de hormigón armado es de tipo convencional: pórticos de vigas y columnas. Los pórticos permiten que el edificio se comporte solidariamente con el gran voladizo de 30 metros, atenuando sus esfuerzos y deformaciones. Todas las columnas del volumen en voladizo tienen como única misión aliviar los momentos flectores de las ménsulas. La sección de estas columnas es mayor que las secciones de las vigas. Colaboran en el sustento dos tabiques laterales en ménsula, cuya altura duplica la altura de cálculo.

Los núcleos de circulaciones operan como rigidizadores, con la capacidad para la absorción de todo el esfuerzo del viento más el peso propio, trasmitiendo los esfuerzos a suelo fundante. La excentricidad del centro de gravedad de los núcleos es prácticamente nula debido a la solidaridad de los tabiques ubicados en la parte trasera del edificio. Los tabiques contra viento tienen un espesor constante de 40 centímetros.

El basamento también está sostenido por una estructura de hormigón armado convencional de pórticos anexados. Para el voladizo de 20 metros que hace de techo sobre el estacionamiento se diseñaron vigas que van disminuyendo su sección a medida que se acercan al borde libre, con una altura diferenciada que va desde los 2 metros hasta los 40 centímetros. Todas las columnas han sido dimensionadas para soportar el pandeo.

Las fundaciones son de pilotaje y plateas de hormigón armado.

Los tanques de agua también son de hormigón armado.

El hormigón a utilizar es de valor Tbk igual a 300.

Pese a lo osado del gesto urbano del edificio, la racionalidad de su estructura lo vuelve sencillo y ordenado, influyendo en el presupuesto. El ahorro que se logra con esta simplificación cartesiana compensa el gasto más oneroso dispuesto sobre la piel del mismo.

6 – INSTALACIONES
Se buscó establecer un sistema de pisos técnicos y cielorrasos en todos los niveles, dotados con bandejas con todas las instalaciones a la vista. Los pisos están unidos por plenos de dimensiones generosas.

La intención es que las instalaciones sean lo suficientemente flexibles para poder adaptarlas a los cambios tecnológicos venideros.

Se han contemplado las distancias reglamentarias de escaleras de incendio y se han puesto baños para discapacitados en todos los niveles.